, , ,

Elección del tipo de cadenas para el coche

Ya estamos en pleno otoño y acaba de llegar un desplome de las temperaturas y un aumento de las precipitaciones, lo que nos hace recordar que en aproximadamente un mes comenzará la temporada de esquí y debemos estar preparados, no sólo con nuestro material sino también con nuestro vehículo.
Existen varios consejos que deberás tener en cuenta sobre todo si vives en un lugar con frecuentes heladas como que es mejor guardar el coche bajo cubierto ya que si no las bajas temperaturas hacen que por ejemplo las lunas de tu automóvil tendrán una capa de hielo. Por ello, si tu coche “duerme en la calle”, te aconsejamos que tengas un raspador de hielo.

También te recomendamos que revises que el nivel de anticongelante sea el adecuado ya que si no se podría congelar el agua del radiador y averiar el coche. Además el aceite a baja temperatura suele ser más denso con lo que es otro punto a revisar.

Pero lo más importante es que revisemos nuestro estado de los neumáticos ya que es el único elemento que el contacto entre el vehículo y la calzada. Ten preparadas las cadenas para los neumáticos si la previsión del tiempo advierte riesgo de nieve, pero además deberás asegurarte que sabes colocarlas de la forma correcta por si resultara necesario hacerlo. Debes tener en cuenta que hay muchos tipos de cadenas y no todos son válidos para nuestro coche.

Las cadenas de nieve líquidas o en spray son las más económicas pero a su vez las menos fiables y únicamente nos sirven para sacarnos de un apuro puntual. Las cadenas de tela son relativamente novedosas en nuestro mercado. Se colocan en las ruedas motrices, se puede circular con cierta normalidad a baja velocidad no más de 50 km/h. Ocupan poco espacio, son fáciles de colocar y quitar. Por el contrario debemos recalcar que es importante retirarlas cuando no sean necesarias ya que al ser de tela el asfalto podría dañarlas además de asegurarnos que sean de la talla exacta de nuestro neumático ya que no permite holguras. Acordarnos con este tipo de cadenas una vez lleguemos a casa de lavarlas correctamente ya que debemos quitar la suciedad y los restos de sal que puedan tener.

Otro tipo de cadenas son las cadenas fijas. Se trata de unas cadenas de fácil montaje pero requieren de un montaje previo de una base de las ruedas que quedará fijo y llegado el momento de colocar la cadena lo haremos con un siple “clic”. Y ya por último nos encontramos con las cadenas de toda la vida, las cadenas metálicas. La mayoría son eslabones de cadena con una parte interior fija y por la parte exterior se tensan y se fijan que siempre deberemos colocar en las ruedas motrices. Ofrecen la máxima seguridad y son muy duraderas pero te recomendamos que practiques en seco su colocación para que en el momento de necesitarlas lo podamos hacer de la forma adecuada.

Hoy en día sin embargo ya podemos encontrar para los usuarios más frecuentes de carreteras de nieve los neumáticos de nieve. Hoy en día es la mejor solución y la más segura. En primer lugar, además de su comodidad, ya que no hay que montar y desmontar, debemos tener en cuenta que las cadenas se colocan en las ruedas motrices quedando las otras dos ruedas desprotegidas. Sin embargo de esta otra forma todas las ruedas van con la misma adherencia a la carretera. Además podremos circular a cualquier velocidad (con la precaución necesaria ). Siempre se ha considerado la opción más cara aunque en realidad esto es relativo. Si utilizamos para nuestro vehículo ruedas de invierno y de verano la duración de las mismas es mayor. Si que es cierto que hay que hacer un desembolso inicial mayor pero a la larga tendremos nos servirán varias temporadas las de invierno y las de verano las utilizaremos menos meses por lo que durarán más.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario