, ,

Entra en vigor una modificación de los límites de velocidad en las carreteras españolas.

El pasado 28 de Diciembre el Consejo de Ministros aprobó las últimas medidas de la DGT con el objetivo de reducir los accidentes en vías convencionales. Esta medida entró en vigor el Martes 29 y supondrá una reducción de los límites de velocidad a 90km/h en todas las carreteras secundarias, aunque hay algunas excepciones.

Nuevos límites de velocidad

Desde el 29 de Enero, todas las carreteras españolas que no tengan calzadas desglosadas para cada sentido pasarán a tener un nuevo límite de velocidad.

Este cambio en los límites de velocidad, supone que los turismos y las motos estarán obligados a circular a 90km/h independientemente del ancho del arcén y, se rebaja a 80km/h al resto de vehículos, como autobuses, camiones, autocaravanas, automóviles con remolque o transporte escolar, con una masa superior a los 3.500 kilos.

En las autovías y autopistas se mantienen los límites de velocidad, donde los turismos y motocicletas podrán circular a una velocidad máxima de 120km/h y, las furgonetas y camiones deberán ir a 90km/h como velocidad máxima. El resto de vehículos, tendrán limitada su velocidad a 100km/h.

También se establece un límite para aquellas vías que se encuentren sin pavimentar, cuya velocidad será de 30km/h de máximo. Además, tanto en vías urbanas como interurbanas la velocidad máxima será de 50km/h y en las carreteras sin separación central el máximo será de 70km/h.

Estas reducciones se irán implantando conforme cambie la señalización en las calzadas y, según nos informaba el ministerio del interior, afectará a unos 10.000 kilómetros de las carreteras convencionales Españolas.

En resumen:

 nuevos límites de velocidad

 

¿Cuál es el objetivo de la reducción de velocidad?

Según anunciaba la DGT, el objetivo no es otro que reducir exponencialmente los accidentes y las víctimas mortales. Según datos registrados, alrededor del 75% de los accidentes con víctimas mortales se dan en estas vías convencionales, siendo la velocidad inapropiada la causa principal del 20% de los casos.

Por otro lado, además de reducir los accidentes y las víctimas, esta iniciativa quiere reducir la diferencia de velocidad entre vehículos de transporte de viajeros y mercancías respecto a los turismos.

La DGT remarca la importancia de adecuar la velocidad a las circunstancias de la vía y a las condiciones meteorológicas, ambientales o de seguridad que haya marcadas en las carreteras para evitar situaciones indeseadas.