Ya estamos en Invierno y con su llegada nos empiezan a acompañar días grises y lluviosos. Este cambio de estación también influye en la conducción en nuestras carreteras, entre otras situaciones, con la aparición de la lluvia en ocasiones fuertes e intensas puede producir balsas en el camino que influyen en nuestra conducción y pueden dar lugar a aquaplaning.

¿Qué es el aquaplaning?

El aquaplaning es un fenómeno peligroso que suele ocurrir durante o después de los aguaceros dado que el asfalto no drena bien y se forman balsas en la carretera. Este fenómeno ocurre cuando una delgada capa de agua de espesor superior a medio milímetro que impide el contacto entre el neumático y la carretera. El aquaplaning se debe principalmente a dos factores, uno es el grosor de la película de agua sobre la que circulamos, a más grosor, más agua y por tanto más probabilidad de pérdida de control. Y el segundo factor y controlable para el conductor es la velocidad del vehículo, cuanto más rápido se circule más peligro de aquaplaning habrá.

¿Cómo detectarlo?

Es fácil detectar que se está sufriendo acuaplaning aunque lo peligroso es que no se puede prever. Notas una fuerte retención y pierdes el control de la dirección con lo que el vehículo puede desplazarse de forma lateral o continuar recto. El aquaplaning se produce cuando la presión de la cuña de agua es superior a la presión del neumático sobre el área de contacto, entonces el neumático se sube sobre la capa de agua perdiendo el contacto con el suelo y hace que el neumático pierda su poder de tracción y no responda a los movimientos del volante, frenos, acelerador etc.

¿Qué hacer ante esta situación?

Los expertos aconsejan sobre todo evitar frenar o acelerar y procurar mantener firme la dirección, corrigiendo dentro de lo que el vehículo nos permita la trayectoria. Procurar mantener una velocidad uniforme lo que nos facilitará el giro de las ruedas y de esta forma evitar los derrapes.

¿Cómo prevenirlo?

El #aquaplaning se puede prevenir con dos operaciones bien sencillas.

1. La primera de todas es adecuar nuestra forma de conducir a la situación. Esto es, si está lloviendo mucho o la vía está muy mojada, reduce la velocidad y aumenta por precaución la distancia de seguridad con respecto al vehículo de delante.

2. La segunda es mantener siempre los neumáticos a punto, revisando la profundidad del dibujo y que la presión de las ruedas sea la correcta. A más velocidad y/o con un inflado incorrecto de los neumáticos tienes más probabilidades de sufrir el aquaplaning.

Estos días de lluvia, debido al temporal Barra, traen multitud de accidentes en nuestras carreteras, por ello desde la DGT facilitan una serie de consejos:

  1. SIN ABS – Utilice los frenos con máxima suavidad, dosifique la presión sobre el pedal para evitar derrapes si su coche no tiene ABS, y tenga en cuenta que tardará más en detenerse.
  2. CON ABS – Si su coche tiene ABS, en caso de necesidad pise a fondo el freno; la tecnología le permitirá manejar la dirección del volante.
  3. LUCES – Encienda las luces de carretera para ser visto, incluso las de niebla si la lluvia es intensa.
  4. DISTANCIA DE SEGURIDAD – Aumente la distancia de seguridad para disponer de más tiempo para frenar. Además, reducirá las salpicaduras de los coches que lleve delante.
  5. LIMPIEZA – Cuide la limpieza de los cristales y espejos para no dificultar más la visión.
  6. EMPAÑAMIENTO – En caso de empañamiento de los cristales, active el climatizador o el aire acondicionado y dirija el chorro de aire a la luna para no perder visibilidad.
  7. AQUAPLANING – Cuidado en las zonas con charcos o balsas de agua, hay riesgo de acuaplanin. También se pueden humedecer las pastillas y restar eficacia a los frenos.

5 consejos para la conducción bajo la lluvia:

1.- Reduce la velocidad y aumenta la distancia de seguridad
2.- Evita movimientos violentos o frenazos bruscos
3.- Ojo con la pintura blanca de las carreteras, su agarre es inferior al pavimento
4.- Siempre visible con las luces
5.- Cuidado con el aquaplaning

 

Y como siempre advierten desde la Dirección General de Tráfico: «Precaución en la carretera, lo importante es llegar».

El futuro de la movilidad es incierto, pero lo que tenemos claro es que los ciudadanos evoluciona y apuesta por formas de movilidad menos contaminantes y más colaborativas. Alrededor del 70% de los conductores españoles cree que el coche eléctrico es el futuro y la opción ideal para moverse por la ciudad y reducir la contaminación.

Aunque no estamos 100% preparados para un coche eléctrico, debido a un precio de compra demasiado alto y a la escasa infraestructura de carga disponible en España. Los españoles lo ven como una alternativa necesaria, puesto que cada vez se está más concienciado con el medio ambiente y la necesidad de reducir, como sea, las emisiones. Un ciudadanos más responsable y concienciado, por lo que se abren a nuevas formas de movilidad accesibles.

¿Qué opinan los Españoles sobre las nuevas formas de movilidad y a todo lo que le rodea?

Según un estudio reciente, se llegan a las siguientes conclusiones:

  • El 50% de los Españoles muestra intención por cambiar su forma de desplazarse, e incluso se plantean la opción de vender su vehículo si se les garantiza una movilidad eficiente en su día a día. Además, lo harían de forma inminente
  • El uso del Smartphone para su movilidad sigue creciendo y lo seguirá haciendo. El 32% de los Españoles utiliza aplicaciones móviles diariamente para sus desplazamientos siendo un porcentaje aún mayor cuando se mueven en las grandes ciudades. Usuarios de aplicaciones de todo tipo, desde las referidas al metro o taxi (Uber, Cabify), relacionadas con información sobre tráfico e incluso aplicaciones desde las que compartir coche o aplicaciones de carsharing, donde pagan por uso y tiempo (Car2go, por ejemplo).
  • El coche compartido ha protagonizado un importante crecimiento desde el 2017. A día de hoy, el 41% de los Españoles afirman haber compartido coche en algún momento, sobre todo los jóvenes entre 18 y 30 años, siendo usuarios de distintas plataformas móviles dirigidas a este concepto de “Carsharing”, tanto para trayectos cortos como largos.
    Es una de las alternativas preferidas de transporte diario para los jóvenes en España (alrededor del 30%), que complementan combinando distintos modos de transporte para moverse entre dos o más puntos. El viaje multimodal en el que combinan: Carsharing, bicicletas, motorsharing, patinetes, transporte público…

El Futuro es inteligente

El mundo del automóvil cambiará de forma radical en las próximas dos décadas. Ya en estos últimos 5 años hemos vivido cambios muy interesantes relacionados con la tecnología, conectividad y multitud de sistemas de seguridad activa integrados en los vehículos. ¿Pero cómo es el futuro?

Se prevé un futuro muy ligado al coche conectado y autónomo, para reforzar la seguridad al volante y evitar distracciones, un futuro ligado a un coche eco respetuoso con el medio ambiente y sobre todo, un futuro donde se implantarán carreteras inteligentes o “SmartROAD”.

Un futuro que aunque parezca de ciencia ficción, no lo es tanto. Un fututo en el que el control de la conducción será parcialmente arrebatado, coches eléctricos y coches que es posible que ni siquiera sean de nuestra propiedad, puesto que, como comentábamos anteriormente, cada vez estamos más abierto a nuevas formas de movernos y compartir y que nos permitan ser mucho más respetuosos con el medio ambiente.