Entradas

Estos días de lluvia, debido al temporal Barra, traen multitud de accidentes en nuestras carreteras, por ello desde la DGT facilitan una serie de consejos:

  1. SIN ABS – Utilice los frenos con máxima suavidad, dosifique la presión sobre el pedal para evitar derrapes si su coche no tiene ABS, y tenga en cuenta que tardará más en detenerse.
  2. CON ABS – Si su coche tiene ABS, en caso de necesidad pise a fondo el freno; la tecnología le permitirá manejar la dirección del volante.
  3. LUCES – Encienda las luces de carretera para ser visto, incluso las de niebla si la lluvia es intensa.
  4. DISTANCIA DE SEGURIDAD – Aumente la distancia de seguridad para disponer de más tiempo para frenar. Además, reducirá las salpicaduras de los coches que lleve delante.
  5. LIMPIEZA – Cuide la limpieza de los cristales y espejos para no dificultar más la visión.
  6. EMPAÑAMIENTO – En caso de empañamiento de los cristales, active el climatizador o el aire acondicionado y dirija el chorro de aire a la luna para no perder visibilidad.
  7. AQUAPLANING – Cuidado en las zonas con charcos o balsas de agua, hay riesgo de acuaplanin. También se pueden humedecer las pastillas y restar eficacia a los frenos.

5 consejos para la conducción bajo la lluvia:

1.- Reduce la velocidad y aumenta la distancia de seguridad
2.- Evita movimientos violentos o frenazos bruscos
3.- Ojo con la pintura blanca de las carreteras, su agarre es inferior al pavimento
4.- Siempre visible con las luces
5.- Cuidado con el aquaplaning

 

Y como siempre advierten desde la Dirección General de Tráfico: «Precaución en la carretera, lo importante es llegar».

Millones de personas cogen el coche a diario y pasan horas en él, desplazamientos al trabajo, atascos, etc., lo que genera grandes dosis de estrés al volante. Esta tensión puede poner en riesgo la seguridad vial, por lo que es importante que se sepa manejar y controlar.

Cuando cogemos el coche con estrés, volcamos nuestras iras con el resto de conductores, incluso muchas veces, son otros conductores los que nos pueden generar tal situación estresante. Ya sea por una razón o por otra, esto puede ser tan peligroso como coger el coche bajo los efectos del alcohol, por esto os hemos preparado un listado con consejos que te ayudarán una conducción Zen y a ser un conductor más relajado.

 

Tips para un conductor Zen:

  1. Relájate: Realiza ejercicios de respiración que te ayuden a adoptar un estado más tranquilo para enfrentarte a la carretera. Evita hiperventilar y resoplar, tómate tu tiempo y respira profundamente. Además, hacer estiramientos de cuello, estirar las piernas y relajar los brazos con movimientos circulares en las muñecas, te ayudarán a la relajación y a conducir más seguro.
  2. Mantén una postura adecuada: Regula tu asiento hasta encontrar el punto en el que estés más a gusto y que te permita llevar la espalda apoyada al respaldo. Adopta una postura cómoda al volante para evitar la tensión.
  3. Cuida la temperatura del coche: Presta atención a las condiciones en las que conduces, no lleves demasiado calor ni demasiado frío. Recuerda que la temperatura ideal se encuentra entre los 20-24 grados y que es recomendable cerrar las ventanillas para aislarte del exterior..
  4. Utiliza la música que te gusta. La música es la gran aliada de un conductor relajado. Lo ideal es poner música adecuada con tu estado de ánimo y que te guste: alegre cuando estés triste, relajante cuando te sientas más nervioso y música más marchosa por las mañanas cuando vas medio dormido o un programa de radio que te haga estar positivo.
  5. Consigue un interior ordenado y agradable. Haz que tu coche sea un lugar donde te encuentres bien, limpio y con un olor que te agrade.
  6. Evita las distracciones al volante. Los WhatsApp de los amigos, la voz del GPS…son todo acciones que contribuyen al despiste mientras conducimos y que generan un estrés que podemos evitar fácilmente. Silencia y guarda el móvil mientras estás al volante y si es posible, silencia tu navegador si lo estás utilizando.
  7. Observar el entorno es una de las claves del conductor Zen. Cuando conduzcas fíjate en lo que te rodea y anticípate a lo que hagan el resto de conductores de forma tranquila y sin apresurarse.

En definitiva, relajarse y adoptar todos estos consejos te ayudarán a mejorar no sólo tus habilidades al volante, sino que te permitirán enfrentarte al tráfico o a muchas horas al volante sin que el estrés se apodere de ti o que la tensión afecte a tu forma de conducir.

El coche eléctrico se adueña de las ciudades por ser una forma de movilidad eficiente y sostenible y además, si se conduce debidamente, gastará menos y se ahorrará mucho.

Es evidente que la movilidad eléctrica está más de moda que nunca. Son muchas las ventajas que estos eléctricos ofrecen pero, al igual que no se conduce del mismo modo un coche de gasolina que uno diésel, los coches eléctricos tampoco. Para poder disfrutar al máximos de estos debemos conducirlo correctamente y tener en cuenta unas pautas básicas.

¿Cómo conducir un coche eléctrico?

  1. Conducción suave: Lo primero que hay que tener en cuenta es que los coches eléctricos no tienen ni caja de cambios ni embrague, es decir, que se conducen como un coche automático. Sin embargo, hay que tener cuidado ya que la fuerza inicial que realiza al arrancarlo es mayor que la de un coche tradicional, por lo que es importante conducir con suavidad, sobre todo en los primeros metros del trayecto, acelerar de forma suave y progresiva y hacer que las frenadas sean prolongadas.
  2. Haz uso del modo ECO: El modo ECO de los eléctricos nos permite suavizar la respuesta del motor, ahorrar energía y acumularla aunque se pierdan prestaciones. Es muy recomendable hacer uso de este modo en ciudad o carretera, pero no es nada útil cuando se quiere subir una cuesta, pues en estos casos el coche necesita de una mayor potencia que este modo no ofrece. Es decir, un buen aliado para una conducción eficiente, ya que es como el modo “Ahorro de energía” de nuestro teléfono móvil.
  3. Estimaciones de autonomía y carga: Los indicadores del coche donde se ven la autonomía restante y el tempo de carga, son solo estimaciones y no son fiables al 100%. La autonomía real va a depender del tipo de conducción que se haga. Además, en función del tipo de electricidad que se utilice para recargar el vehículo, va a afectar al tiempo de carga, ya que no todas ofrecen el musmo flujo de carga.
  4. Recarga cuando tengas ocasión: Un vehículo eléctrico no se puede recargar siempre que se quiera, por el momento hay pocos puntos de recarga, por eso es recomendable hacerlo siempre que se pueda o estés cerca de un punto habilitado para ello.
    ¡Importante! Infórmate siempre que puedas de dónde dispones de puntos de recarga para evitar sustos.
  5. Sé previsor: Ten en cuenta siempre los kilómetros que vas a realizar con tu coche eléctrico y la carga que va a necesitar antes de emprender el trayecto. Piensa que son muchos los factores que pueden afectar al nivel de carga y a la autonomía del vehículo, por lo que no está de más ser previsor y no apurar.
  6. Cuidado con la calefacción o el climatizador: A diferencia de lo que ocurre con los coches tradicionales, los coches eléctricos dependen en su totalidad de la carga eléctrica. La autonomía del vehículo va a depender de muchos factores y la calefacción o climatizador es uno de ellos, por eso se recomienda utilizarlo de forma moderada para hacer un uso eficiente de la carga eléctrica y prolongar la autonomía del vehículo eléctrico.
  7. Atento a los neumáticos: En el caso de los coches eléctricos, los neumático ejercen una menor resistencia a la rodadura. Nuestra recomendación: “No coloques neumáticos de peor calidad o de otras dimensiones, así evitarás alterar la eficiencia y autonomía del eléctrico”.

En definitiva, conducir un coche eléctrico es fácil y está de moda, pero hay que adaptarse a él y conocer tanto sus puntos fuertes cómo débiles para utilizarlos de la forma más eficiente posible.

En nuestra web podrás encontrar una amplia gama coches híbridos, que al igual que los eléctricos son los coches del momento, y además, con un renting de lo más competitivo.