Entradas

Hace unos días que dimos por inaugurado oficialmente el otoño. Tras los meses de verano, en lo que has sacado chispas al coche, llega un periodo de condiciones climatológicas diferentes sobre el asfalto, por lo que conviene preparar el coche para hacerlas frente de la forma más segura posible.

Los elementos que más han sufrido por el sol y calor del verano son el sistema de climatización, los neumáticos o la carrocería y junto a estos, hay otros que también requieren de especial atención para empezar el otoño con fuerza.

¿Por dónde empezamos?

Lo primero que debemos revisar son los limpiaparabrisas. La exposición a las altas temperaturas hacen que sus gomas se estropean con especial facilidad y aunque en verano se les haya dado poco uso, hay que revisarlos y sustituirlos si es necesario. En otoño las tormentas y las lluvias empiezan a ser más comunes, por lo que estos deben ser capaces de desplazar el agua para que la visibilidad en carretera sea correcta.

Importante realizar una limpieza general de todo el vehículo, sobre todo de los elementos que facilitan la visibilidad como: Cristales, faros, pilotos, faros antinieblas y en especial los elementos reflectantes que nos permiten ser vistos.

El exterior es importante para ver y ser vistos, pero el interior es la pieza clave y es el apartado que más debe cuidarse. Revisaremos por tanto:

  1. El filtro del aire. Revisarlo es imprescindible para que la combustión sea correcta y ahorremos en combustible.
  2. La calefacción. Aunque en invierno la calefacción aprovecha el calor que desprende el motor y gasta menos que el aire acondicionado, conviene comprobar su funcionamiento antes de que empiece el frío, pues no será muy útil en muchos momentos.
  3. Líquidos: Líquido refrigerante y el del aceite son los dos imprescindibles, pero tampoco debemos descuidar el agua del limpiaparabrisas, el líquido de los frenos y el de la dirección. Todos los niveles deben ser los adecuados para afrontar las heladas y nevadas que están por llegar. Recuerda, si estos están muy sucios deben ser sustituidos de inmediato.
  4. La batería: Esta no es eterna y en esta época del año en que las temperaturas se reducen considerablemente, pueden afectar mucho a su rendimiento. Ante los primeros síntomas de desgaste, conviene cambiarla.

En definitiva, con estas recomendaciones de mantenimiento del vehículo, la transición del verano al invierno será más segura, con menos averías y garantizando su vida útil. ¡Mima a tu coche este otoño!

El verano es una de las épocas del año de mayor afluencia de tráfico en nuestras carreteras Españolas, por lo que es importante ser previsor en los viajes de larga distancia y conviene revisar el coche para asegurarse que todo va a ir bien durante el trayecto.

Para viajar tranquilo, se recomienda realizar una revisión completa que garantice seguridad y confianza. Se trata de una puesta a punto que no suele suponer un gran desembolso y que, sin embargo, consigue evitar averías o accidentes a lo largo del viaje.

Aquí os dejamos los puntos imprescindibles que deben ser revisados antes de las vacaciones:

  • Los amortiguadores, ruedas y frenos: Son tres de los aspectos más importantes a revisar para garantizar la seguridad y estabilidad del coche.
    En el caso de los frenos, hoy en día casi todos los coches indican su estado en el panel, aunque al pisar el pedal también se puede saber si el freno está en buen estado o no.
    Por supuesto, las ruedas son vitales para garantizar un viaje seguro, por lo que no olvides revisar su estado. Aunque tengan una buena apariencia, con el paso del tiempo pierden efectividad, por lo que es importante conocer su antigüedad y comprobar su desgaste, la presión y posible presencia de grietas antes de viajar.
  • Luces: El mal funcionamiento de las luces es un aspecto gravísimo, sobre todo si se pretende viajar de noche. Revisar su estado es rápido y sencillo, por lo que procura que los faros estén limpios para tener mayor visibilidad y repara todas aquellas bombillas fundidas para que te vean y evitar posibles accidentes.
  • Los niveles: Revisar los líquidos de frenos, el refrigerante, el nivel de aceite o el agua del limpiaparabrisas es un mínimo imprescindible antes de comenzar cualquier viaje, además de ser rutinas habituales que deben realizarse a menudo.
    Además, aunque las baterías no necesitan mantenimiento, hay algunas que necesitan verificar los niveles de los vasos y añadir agua en caso de que el líquido no cubra por completo las placas.
  • La batería: Es importante que en este caso verifiques que no muestra ninguna fuga y que los bornes tengan una buena fijación y engrase.
  • Sistemas de climatización y filtro del aire: Conducir con calor, produce somnolencia, por lo que tener el coche correctamente refrigerado es clave para no sufrir ningún accidente. Comprueba el funcionamiento y la carga del climatizador no sólo para tu seguridad, sino porque tenerlo bien puede ahorrarte mucho en carburante. Es por esto que también se recomienda revisar el filtro del aire, ya que cuando está sucio el consumo de combustible también se dispara, más cuando el trayecto es largo.

Además, no sólo es importante que tu coche se encuentre en condiciones óptimas, también debes ser previsor y tener en cuenta las siguientes recomendaciones para evitar posibles multas:

  1. La documentación: Viajar con el carné de conducir en regla, la póliza de seguro en actualizada, libro de mantenimiento del vehículo y permiso de circulación.
  2. ITV: No te olvides la tarjeta de la ITV y la correspondiente pegatina en vigor, siempre y cuando el vehículo tenga más de 4 años.
  3. Chaleco reflectante y triángulos: Recuerda que es obligatorio llevar en un lugar accesible al puesto del conductor tanto el chaleco reflectante como los triángulos de avería homologados. Además, también pueden resultarte útiles llevar en la guantera unas gafas de sol y una linterna y disponer en el coche de agua y un parasol para proteger tu vehículo del sol.
  4. Rueda de repuesto: Un elemento obligatorio en el coche.

En definitiva, esperemos que las recomendaciones que os proponemos desde Autorent sean prácticas y utiles para un viaje más seguro y tranquilo.