, , ,

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL USO DE PLÁSTICOS EN LOS AUTOMÓVILES

ventajas e inconvenientes del plástico en el coche

El plástico está muy presente en todos nuestros vehículos. Nos solemos quejar con bastante frecuencia que los coches actuales se abollan y arrugan fácilmente con el mínimo toque o roce, dando esa sensación de baja calidad o que la protección que nos ofrecen es mínima… ¿Es todo esto cierto? ¿Contamos con menos seguridad por usar materiales de plástico en la fabricación de los automóviles?

VENTAJAS E INCONVENIENTES DEL PLÁSTICO EN EL COCHE

Empecemos por enmarcar las principales ventajas e inconvenientes de usar plástico en los coches.

Inconvenientes:

  • Menos adherencia con ciertas pinturas
  • Mayor sensibilidad frente a disolventes
  • Es un material más blando aunque no tiene por qué suponer un inconveniente al 100%, como os contaremos más adelante.

Ventajas:

  • Cuenta con muchas propiedades que abren un gran abanico de posibilidades de diseño y personalización de vehículos
  • Se adapta fácilmente a distintas formas y posiciones
  • Se puede pintar y reparar con facilidad
  • El plástico es más resistente a la humedad y no se oxida.
  • Reduce el ruido del vehículo
  • Es un material reciclable, lo que es una de las ventajas más importantes, porque le medioambiente ha agradecido considerablemente que los vehículos incluyan plástico, y no sólo por tema reciclaje. Al tratarse de un material sintético reduce mucho el peso de los vehículos, lo que ha permitido reducir las motorizaciones y por tanto, las emisiones contaminantes. Sin plástico no se cumplirían los límites marcados por Europa en cuanto a emisiones de CO2 permitidas.
  • Reduce el peso del coche. Actualmente pesan entre 100 y 150 kg, mientras que si fueran de metal el peso aumentaría hasta los 300-350kg.

 

¿POR QUÉ ES FUNDAMENTAL EN LA SEGURIDAD VIAL?

Todo se reduce a la dinámica. Cuando en un accidente de tráfico dos vehículos chocan entre sí, toda esa fuerza que se produce en el impacto se traduce en una presión que deforma ambos elementos. Si estos elementos presentan una gran rigidez y resistencia a la deformación, como ocurría con los coches de chapa antiguos, el impacto es mayor, trasmitiendo toda esa presión o fuerza a los ocupantes del vehículo.

Antes se pensaba que cuanto más resistente fuera un vehículo más seguro era para sus ocupantes, pero gracias a varios estudios se ha demostrado que no es así. Como alternativa se presentó el plástico, gracias a su gran flexibilidad y deformabilidad se traduce en una gran capacidad de absorción de los impactos. Pues a mayor deformación del vehículo menor presión para los ocupantes. Pero que un vehículo sea más seguro por el uso de plástico no quiere decir que un coche tenga que estar hecho única y exclusivamente de plástico, pues no tiene tanta resistencia, lo que podría ocasionar que los ocupantes salgan despedidos o envueltos en un amasijo de piezas.

Por todo ello, la combinación perfecta es un equilibrio entre plástico y metal e implantar cada uno de ellos donde más convenga. De ahí esa sensación que tenemos que las carrocerías de hoy en día se abollan fácilmente.

Gracias al plástico, se han podido mejorar las características de los automóviles haciéndolos más seguros. En el futuro esperamos que científicos e ingenieros encuentren fórmulas que puedan sustituir al metal y hagan los coches más ligeros y además, respeten el medioambiente, faciliten el reciclaje y a su vez mejoren los costes de fabricación, con menos instalaciones y el uso de un menor número de plásticos manipulables.
Pero hasta que eso llegue, la tarea de los fabricantes de vehículos pasa por el reciclaje y reutilización de materiales y crear bioplásticos biodegradables en el tiempo que contaminen menos y generen menos residuos.

En definitiva, no por ser más endeble es menos seguro, por lo que apostar por el plástico es una alternativa de lo más inteligente.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario